Nuestra visita a Machu Picchu

El día comenzó con un viaje en furgoneta de cinco horas desde Ollantaytambo hasta la Hidroeléctrica, lugar desde donde salen los trenes y los caminantes que van hasta Aguas Calientes o “Machu Picchu pueblo”.

Visitar Machu Picchu es lo primero en la lista de los imprescindibles de toda persona que planea viajar por Perú, independientemente del tipo del viajero que sea. Es uno de los yacimientos arqueológicos más famosos de América Latina y considerado como una de las siete maravillas del mundo moderno. Aun hoy en día, no se sabe con exactitud cuándo y por qué fue construido, cómo se llamaba en su época o por qué fue abandonado. Pero, se conoce como “la ciudad perdida de los incas” ya que los colonos nunca llegaron hasta ella.


Para llegar al pueblo de Machu Picchu hay varias alternativas. La primera y más cara, es ir en tren desde Cuzco (120 euros ida y vuelta el billete más económico) o desde Ollantaytambo (105 euros ida y vuelta) directamente al pueblo. La segunda, y más económica, es llegar a la Hidroeléctrica intercambiando varios transportes públicos y luego andar 10 km hasta Aguas Calientes a lado de las vías de tren. La ruta es la siguiente: combi Cuzco – Santa María, coche colectivo Santa María – Santa Teresa y otro colectivo Santa Teresa – Hidroeléctrica. La tercera es contratar un tour privado que por lo general incluye el trasporte ida y vuelta a la Hidroeléctrica, alojamiento y guía. Y la cuarta, es llegar directamente a la ciudadela haciendo el camino inca (unos 4 días andando). Nosotros llegamos a la Hidroeléctrica desde Ollanta e hicimos el camino a pie disfrutando las hermosas vistas que nos ofrecía el paseo. Es un trayecto cómodo, sin muchas pendientes, y no se tarda más de dos horas caminando.

camino a aguas calientes

Aguas Calientes, es un pueblo pequeño entre las montañas, lleno de turistas y “gringos”. También, es uno de los sitios más caros de Perú y todos los precios son bastante más elevados que en otros sitios del país. Hay muchísimos hoteles y albergues para pasar la noche y descansar antes de subir a la ciudadela. Nosotros llevamos nuestra querida tienda de campaña y pudimos pasar la noche de manera más económica y un poco más alejados del ajetreado centro del pueblo. Pagamos 15 soles (unos 4,5 euros) por poner la tienda en el camping municipal de Aguas Calientes, en una zona de acampada justo al lado del río, rodeada por plataneros y montañas. Espectacular!

camping aguas calientes

Al día siguiente nos despertamos muy pronto para llegar a Machu Picchu temprano y poder recorrerlo tranquilos y sin tanta gente.

Para llegar desde el pueblo de Aguas Calientes a las ruinas de Machu Picchu hay dos opciones: La primera es coger un bus, el trayecto demora unos 20 – 30 minutos y cuesta 12$ ida y otros 12$ vuelta. La segunda es caminar. El trayecto, bien señalizado, dura una hora – hora y media de subida y una hora de bajada. Nosotros, optamos por la segunda opción! El ascenso por las escaleras, con el peso de la mochila y la tienda, se hace un poco duro al principio pero merece mucho la pena. El camino está rodeado por una vegetación selvática y por enormes montañas de piedra. Y llegar a la entrada de Machu Picchu por esta ruta, te hace conectar más con el lugar y su naturaleza.

rio urumbamba

La entrada al recinto arqueológico es bastante cara. Existen cuatro tipos de entrada; la entrada para visitar solamente la ciudadela incaica que cuesta 152 soles ( más o menos 42 euros), la entrada que incluye la ciudadela y la montaña de Machu Picchu que cuesta 200 soles ( unos 55 euros), la entrada que te permite visitar la ciudadela y la montaña de Huayna Picchu y cuesta también 200 soles ( más o menos 55 euros) y por último, la entrada a la ciudadela, pero solamente en horario 13:00 – 17:00, que cuesta 100 soles ( unos 28 euros). Aunque costoso, Machu Picchu no te decepcionará. Es más grande de lo que uno se imagina y la ubicación de las ruinas, entre las montañas de Machu Picchu y Huayna Picchu es increíble.

machu picchu

construcción machu picchu

Pasamos allí toda la mañana paseando por las ruinas y disfrutando las vistas. Y tras descansar en unas rocas contemplando el lugar, bajamos de nuevo las escaleras para volver al pueblo.

Machu Picchu es un sitio hermoso pero, al mismo tiempo, es uno de los lugares más visitados del mundo. Sus calles están masificadas y a veces hay que esperar varios minutos para avanzar, por las colas que se forman para hacer fotos en los puntos más emblemáticos. Nuestro consejo es llegar muy pronto, antes que los tours. El recinto abre sus puertas a las 6:00 y hasta las 8:30 no hay tanta gente. Otros recomiendan estar en las ruinas a partir de la 13:30 ya que la mayoría de los grupos organizados abandonan el lugar entre las 12:30 y la 13:30 (la ciudad inca de Machu Picchu abre sus puertas de 6:00 a 17:00).

Nuestra excursión a Machu Picchu fue inolvidable. No solo por las ruinas, sino también por la privilegiada naturaleza del lugar. Pero nos quedamos con ganas de algo más personal. Unas ruinas incaicas que nos permitirían sentir la energía y la magia que dejaron de forma mística sus antiguos habitantes. Por eso decidimos hacer el trekking hacía las ruinas de Choquequirao, “la hermana sagrada de Machu Picchu”. En el próximo artículo os contaremos como ha sido la experiencia!

Comentarios 2

  1. Conchi
    Reply

    Que trabajo tan interesante y precioso, gracias por estos momentos tan espectaculares con esas fotos y explicaciones de uno de los lugares más bonitos de América del Sur. Algunos conozco otros los estoy conociendo a través de vuestro trabajo y excelentes comentarios que te meten en el lugar como si lo vieras y Las fotos , gracias y adelante

    6 octubre, 2017
    • relatos y caminos
      Reply

      Muchas gracias!! Nos da mucha satisfacción que puedas conocer lugares nuevos mediante nuestra web y nos hace mucha ilusión tu comentario!!

      6 octubre, 2017

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *