Villa Tunari: Una semana en el trópico

A unas cuatro horas en bus desde Cochabamba, se encuentra Villa Tunari, un pueblo rodeado por ríos en el trópico de Bolivia. Naturaleza selvática, ríos enormes, verde por todos los lados y bichos, muchos bichos.

Pasamos una semana maravillosa en este pueblo tan especial, intercambiando tres horas de trabajo, por acampar en los jardines del Hostal Mirador, un lugar increíble con vistas al río y la selva. Despertarse rodeado de naturaleza tropical, coger un coco recién caído del árbol y saludar a los pavos reales que vivían con nosotros en el jardín. Así comenzaban todos nuestros días!

pavos reales

En la semana que pasamos aquí, tuvimos la suerte de coincidir con el aniversario de pueblo, lo que nos permitió asistir con descuento a los parques nacionales, disfrutar de conciertos de folclore boliviano, sentir una fiesta muy auténtica y aprender sobre orquídeas y plantas carnívoras. En hostal donde colaborábamos, organizaba la primera edición del Festival de Orquídeas y Plantas Carnívoras, así que durante los días de fiesta nos tocó ayudar en los puestos con las platas. Fue una experiencia muy divertida.

A parte de esto, la vida en Villa Tunari es tranquila y agradable. Siempre hay cosas que hacer pero nunca hay prisa. Se pueden hacer varias caminatas por senderos de selva, paseos por ríos y arroyos, disfrutar un baño en lindas cascadas y conocer los parques naturales de la zona.

Nosotros visitamos el Parque Machía, una iniciativa municipal para reintegrar en la vida salvaje a animales que han sido maltratados. Allí, monos araña, capuchinos, monos ardilla y diferentes roedores y aves de la zona, viven en libertad y en su hábitat. La entrada cuesta 6 bolivianos (menos de un euro).

mono araña

También pudimos asistir al Parque Nacional Carrasco y sus cuevas de murciélagos. Es una extensión de bosque tropical protegido de 6226 kilómetros cuadrados, cercana a Villa Tunari. El precio es 40 bolivianos por persona por la entrada para un grupo de seis personas, más el costo del transporte hasta allí. Nosotros tuvimos la fortuna de ir con un descuento del municipio, debido al aniversario del pueblo y solo pagamos 40 bolivianos por el transporte ida y vuelta, la entrada y el guía para dos personas (un poco más de 5€ para los dos).

parque carrasco

Pero más allá de parques, excursiones y fiestas, la estancia en Villa Tunari nos devolvió a eses momentos de la selva, donde es muy fácil disfrutar de cualquier cosa: un paseo, un baño en el río, mirar el horizonte lleno de vida, de vegetación que brota por las esquinas…

Una semana inolvidable en el trópico!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *