Senderismo en las Fragas do Eume: Camiño dos Encomendeiros

A una hora (aproximadamente) en coche desde Santiago de Compostela, se encuentra el Parque Natural de As Fragas do Eume. Bosque Atlántico que se extiende sobre más de 9000 hectáreas a las orillas del río Eume. Y la verdad es que ya echábamos de menos una caminata por la naturaleza!

Necesitábamos estirar las piernas por la naturaleza, respirar aire puro y perdernos entre el verde del bosque. Y para un domingo de sol y buen tiempo hay que aprovechar!

En As Fragas hay un gran número de rutas de diferentes distancias y dificultades, en este link podéis encontrar información sobre el parque natural.

Nosotros decidimos hacer una ruta circular de una dificultad baja, de uno diez Kilómetros. Lo ideal para pasar la soleada tarde de domingo que el clima nos regaló!



Cómo llegar

La ruta empieza justo antes de cruzar el primer puente colgante del parque, el Puente de Cal Grande. El inicio se encuentra a 8 kilómetros de la localidad de Pontedeume por la carretera DP-6902. Aquí hay una zona donde se puede estacionar el coche para comenzar la caminata!

Qué llevar

Aunque es una ruta que no tiene gran dificultad, es recomendable llevar buen calzado, ya que hay zonas cercanas al río un poco resbaladizas. Más allá de esto, siempre viene bien agüita fresca y algo para llevarse a la boca, pero la verdad es que el camino no requiere de mucho más!!

Ruta Camiño dos Encomendeiros

Puente de Cal Grande – Puente de Fornelos.

Cruzamos el río Eume por el puente colgante de Cal Grande, y continuamos el camino río arriba por el margen opuesto a la carretera. El camino no tiene perdida, simplemente es seguir el cauce del río! Caminamos con la densa vegetación de árboles a un lado y el río al otro durante una hora aproximadamente, para llegar al otro puente colgante, el puente de Fornelos.




Puente de Fornelos – Monasterio de Caaveiro.

Sin cruzar el puente, continuamos recto durante diez minutos y nos encontraremos con una bifurcación en el camino. Si continuamos por el sendero de la derecha, seguiremos por la vera del río hasta llegar al monasterio. Pero si elegimos el camino de la izquierda, subiremos a la orilla del río Senín.





Hay que cruzar el propio río por un puente de madera, y subir por una cuesta un tanto empinada (con la ayuda de una cuerda que está puesta a modo de pasamanos), pero merece la pena para llegar a las ruinas del antiguo molino de Caaveiro. Desde aquí comienza un camino empedrado que llega al monasterio.





Monasterio de Caaveiro – Puente de Santa Cristina.

Creado en el año 934, la ubicación de este monasterio, rodeado de todo tipo de verdes, es un lugar privilegiado para hacer una paradita, comernos el bocata y la fruta y disfrutar de las vistas y el aire fresco.

A solo diez minutos caminando por una calzada empedrada, volvemos al río Eume, al puente de Santa Cristina.


Puente de Santa Clara – Puente de Cal grande.

Desde aquí, el refrán de “todos los caminos llevan a roma” se hace más verdadero que nunca. Nosotros elegimos volver por el otro lado del río, por donde va la carretera de asfalto, para tener una perspectiva distinta de la caminata (ya que habíamos subido por el otro lado) Pero siguiendo el cauce río abajo, por cualquiera de las dos orillas del Eume, llegarás al puente de Cal Grande donde hemos dejado estacionado el coche!

Tras un tiempo ya instalándonos de vuelta en Galicia, a menudo sentimos las ganas de salir a caminar a la naturaleza. Y, por suerte, hay una infinidad de lugares maravillosos que no conocemos por esta zona… Así que ya os iremos contando!


Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *