Breve recorrido por el centro histórico de Quito

Pese a que las grandes ciudades no son nuestro destino preferido, el centro de Quito nos encantó!

El nombre de Quito viene de los antiguos pobladores de este lugar, los Quitu – Caras, que habitaron la zona hasta la llegada de la cultura incaica. Pero la ciudad no tiene restos arquitectónicos Incas, ya que éstos llegaron a la ciudad pocas décadas antes de la conquista española. Por lo que su estructura es totalmente colonial.

plaza grande quito

Quito es relativamente pequeño, así que lo ideal es callejear. El punto más céntrico para empezar un recorrido por el casco histórico es la plaza de la independencia, también conocida como plaza grande. En el centro de la misma se levanta el monumento a los héroes de la independencia del 10 de agosto de 1809, rodeado por el palacio arzobispal al norte, la catedral al sur, el palacio municipal al este y el palacio de gobierno al oeste.

estatua plaza grande

El palacio de gobierno ha sigo la residencia oficial de los presidentes de la república, hasta que Rafael Correa decidió no vivir ahí y abrirlo al público para que la gente lo pueda visitar. Simplemente hay que presentar el pasaporte original en la puerta y podrás ver cómo vivían los presidentes de Ecuador.

Continuando por la calle García Moreno, en la esquina suroeste de la plaza, nos encontramos con el Centro Cultural Metropolitano. Antiguo edificio de la Universidad Central de Ecuador y lugar donde se forjó la independencia del país, el Centro Cultural Metropolitano acoge exposiciones y actividades culturales, así como una de las principales bibliotecas del país y unos patios interiores de gran belleza.

Siguiendo por la misma calle, a pocos metros nos encontramos con la iglesia de La Compañía. Construida por esclavos indígenas, la iglesia cuenta con una fachada barroca tallada en piedra volcánica que la hacen una de las piezas arquitectónicas más singulares de la ciudad.

Girando a la derecha por la calle Sucre, llegamos a la plaza de San Francisco. Esta plaza está situada en el lugar donde los Quitu – Caras tenían su mercado e intercambiaban sus productos. En su frente se levantan la iglesia y el convento de San Francisco, el conjunto arquitectónico más grande de Sudamérica. Más de 150 años de construcción fuero necesarios para terminar el también llamado “Escorial del nuevo mundo”.

plaza san francisco

Haciendo esquina con la plaza y la calle Simón Bolívar, está la casa Gangotena, edificio de gran belleza que hoy en día esta ocupado por un hotel. Si bajas la Calle Simón Bolívar, llegarás de nuevo a la calle García Morales donde, si continuas a la derecha, llegarás al Arco de la Reina.

Tras pasar por debajo del arco, te encontrarás con el Museo de la Cuidad, una edificación moderna construida sobre el antiguo hospital de San Juan de Dios que alberga la exposición sobre la historia de Quito.

Y bajando todo recto llegamos a nuestra parte preferida de la ciudad, la calle de La Ronda. Calle divertida, donde puedes disfrutar de la artesanía y de los bares quiteños.

la Ronda

La Ronda es un lugar histórico por sus serenatas, su poesía, su música y sus canelazos. Tradición bohemia, locales de conciertos, bares y talleres de artesanía a los que puedes entrar.

Tras disfrutas de La Ronda, seguimos por la calle Guayaquil hacia el norte y nos encontraremos con la plaza de Santo Domingo. En el centro de la misma se encuentra la estatua del mariscal de la independencia, Antonio José de Sucre.

Continuamos recto por la cale Guayaquil y llegaremos a la plaza chica, una bonita zona peatonal con muchas tiendas y restaurantes, que se conecta con la plaza de la independencia. Justo al lado de la plaza, bajando la calle Espejo, está el Teatro Bolívar, una de las edificaciones más míticas de Quito, construida en 1933. En 1999 sufrió un gran incendio que lo calcinó casi por completo y al día siguiente se creó la Fundación Teatro Bolívar, que se encarga de la recuperación de este espacio tan importante para la vida cultural quiteña.

La mejor vista del centro histórico de Quito se puede contemplar desde El Panecillo, una elevación natural a 3000 metros sobre el nivel del mar. Situada en el centro de la urbe, esta colina permite contemplar todo el casco histórico y la distribución de la ciudad en su cara norte y su cara sur.

Y con tanta caminata hay que comer algo. Quito no es una ciudad barata y nuestra opción favorita para probar la gastronomía típica es comer en el mercado. En el casco histórico hay dos, el Mercado Central y el Mercado de San Francisco, donde puedes comer un seco de carne o de pollo por dos dolares más o menos.

Si piensas quedarte solo un par de días, es recomendable participar en un “free walking tour” por la ciudad, así en unas horas conocerás los puntos más relevantes e información interesante sobre monumentos y demás.

Quito es una ciudad muy bonita para visitar en tres o cuatro días. Su centro histórico fue, junto a Cracovia, la primera ciudad en ser proclamada Patrimonio de a Humanidad por la Unesco en 1978. Una ciudad con mucha historia y vida.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *