Parque Nacional Machalilla: paz en el pacifico



No hay nada más relajante y armonioso que perderte en tus pensamientos observando el infinito del mar. La mar, hermosa y cautivadora, es uno de los lugares donde nos encanta olvidar la sensación del tiempo. Relatos y Caminos es una pequeña mezcla entre el mediterráneo griego y el atlántico gallego, así que visitar la costa del pacifico estaba, por supuesto, dentro de nuestros planes. Después de preguntar a varios viajeros, elegimos Puerto López y el Parque Nacional Machalilla como el primer destino playero sudamericano de nuestro viaje.

Puerto López es un pueblo marinero, con mucho turismo también local, a diferencia de otros lugares costeros como Montañita o Esmeralda. Llegamos cargados con nuestras mochilas en la noche y sin ningún hospedaje reservado, pero las calles estaban llenas de vida y no tardamos en encontrar un lugar para quedarnos. Es un sitio muy seguro en el que se puede pasear a cualquier hora sin problema.

Al despertarnos, nos dirigimos a uno de los lugares más bellos del área, la playa de los frailes. Dentro del Parque Nacional Machalilla, se encuentra esta playa virgen, rodeada de océano por una parte y naturaleza salvaje por otra. Uno puede llegar directamente hasta allí desde el punto de entrada del parque. Pero, es más recomendable coger un sendero que te lleva por el medio de un bosque, con la compañía de cientos de lagartos y lagartijas, que pasa por pequeñas calas y miradores desde donde se puede contemplar la belleza de la zona protegida. Hora y media de caminata que merece la pena disfrutar antes de llegar al extenso arenal de la playa de los frailes.

El día siguiente, cogimos un tour para visitar la Isla de la Plata. Los tours turísticos no son muy de nuestro estilo, pero si quieres visitar la isla es la única opción que tienes. La Isla de la plata es un destino virgen y salvaje, a 40 min de la costa en bote, protegida también por el Parque Nacional Machalilla. Es conocida también como “la Galápagos de los pobres” ya que la biodiversidad de la zona es similar a la de las islas Galápagos. Nada de pobres diría yo, dado que el tour cuesta entre 25$ y 35$, dependiendo de la habilidad de regateo que tenga cada uno. Pero la excursión merece la pena. El lugar es lindo y las vistas impresionantes. Es hogar de tortugas marinas, piqueros de patas azules y aves tropicales.

pajaros de patas azules


piqueros de patas azules

Pasamos en total cuatro días en Puerto López y conocimos su gente y especialmente sus pescadores. Todos muy acogedores y habladores. Pero, los viajeros no solo son bienvenidos por la gente local, también lo son por los mosquitos!!!Ya son varias generaciones entrenadas contra los repelentes de los “gringos” y aunque te eches encima todo el bote que traes desde casa te picaran. Les encanta especialmente la sangre griega! La única cosa que te puede librar de ellos es el palo santo. Es el remedio natural más utilizado para evitar estos pequeños demonios y se trata de un árbol local del cual se obtiene un aceite que se usa como antídoto contra los insectos.

palo santo

Nuestra estancia en la costa fue relajante y reconfortante, ideal para absorber toda la energía positiva que brinda el océano. Ya estamos listos para continuar nuestro camino, con unas cuantas picaduras en el cuerpo, y dirigirnos a nuestro siguiente destino. Próxima parada PERÚ!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *