Cuzco, el ombligo del mundo Inca

Tras 18 horas en autobús desde Ica, llegamos a Cuzco, capital del imperio Inca y, hoy en día, capital histórica de Perú.

La palabra Cuzco proviene del quechua Qosqo que significa ombligo. Era el bastión de su imperio, el centro de su mundo. El lugar donde salían todos los caminos a diferentes poblaciones del tahuantinsuyo (territorio dominado por el imperio incaico que va desde el sur de Colombia hasta el norte de Chile). De hecho, actualmente, la expresión que nosotros utilizamos de “todos los caminos llevan a Roma”, aquí se utiliza exactamente igual, pero cambiando Roma por Cuzco.

Hoy en día, es una ciudad donde la mayoría de la gente se queda para, desde aquí, ir a Machu Picchu , al Valle Sagrado, al Parque Nacional de Manu…Ya que es relativamente cerca de estos lugares, teniendo en cuenta que las distancias aquí no son comparables con Europa. Es un lugar base para cualquier viaje con destino a la tierra peruana.

Pero a parte de ser una ciudad turística y un lugar de paso para los viajeros y los nómadas, Cuzco es una ciudad con mucha historia y encanto. Uno se puede perder por sus calles y sentirse como en un pueblo. Sus laberintos con el antiguo empedrado incaico, casas coloniales construidas sobre paredes incas o iglesias católicas con símbolos pre-coloniales, crean un mestizaje cultural muy interesante.

iglesia sobre pared inca

calle de cuzco

Esta mezcla se puede sentir perfectamente cuando uno pasea desde la cosmopolita plaza de armas, plagada de turistas, gente vendiendo tours para Machu Picchu…hasta el mercado de San Pedro, diseñado por Alexandre Gustave Eiffel en 1925. En el mercado, a pocos metros de la plaza central, no solo cambia el paisaje humano sino también los sonidos del lugar y el ambiente: gente hablando en quichua, cargada con fruta, vegetales o artesanía, que venden en sus puestos o en las aceras de alrededor. Un ambiente original, más humano y más representativo de Perú.

mercado de cuzco

También, nos llamó mucho la atención la fusión de símbolos coloniales con raíces precolombinos, como por ejemplo en la pintura de “la última cena” de la catedral, donde se puede observar a Jesús y a sus apóstoles comiendo platos típicos de Perú, como cuy asado y tamales y bebiendo chicha, una de las bebidas nacionales.

Cuzco es un lugar hermoso, pleno de vida y cultura, pintoresco y atractivo. Ideal para caminar y perderse entre sus calles. Esta lleno de bares, restaurantes, albergues y alojamientos para todo gusto y bolsillo.
Nosotros hicimos base en un hospedaje a las afueras del centro, en un barrio muy local y muy poco turístico. Esto nos ayudo a ver otro Cuzco, descansar del ajetreado centro, concentrarnos en organizar nuestra expedición a la selva y ahorrar un poco de dinero. A veces alejarse del centro te ofrece experiencias más autenticas!

Nuestro paso por Cuzco nos gustó mucho y además nos dío la oportunidad de reencontrarnos con amigos que hicimos por el camino. Y ya que queremos visitar diferentes lugares de esta zona, volveremos a Cuzco siempre, para dirigirnos a nuestros destinos, porque “todos los caminos llevan a Cuzco”.

km 0

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *