Carta de despedida a Bolivia

Querida Bolivia,

Parece que fue ayer cuando nos conocimos, a orillas del Titicaca, con la curiosidad típica de la primera cita.

Pero este ayer ha durado ya casi tres meses y la despedida se hace difícil. La curiosidad se ha convertido en confianza, en cariño…y se hace más duro el adiós.

La primera dulce bienvenida nos las dio tu pescador en la mística Isla de Sol. En La Paz tus edificios nos contaron tu historia y en el trópico tu selva nos llenó los sentidos.

Y ahora, desde tu majestuoso Salar llegó la hora de partir. Asombrados hasta el último minuto, hasta el último centímetro de tu tierra, por tus hermosos y únicos paisajes. Es la hora de decir adiós.

Adiós a las Cholitas que nos han alimentado, que nos han cuidado, que nos han enseñado. Adiós a tu humildad que siempre nos miraba a los ojos y a tu gente que nos acompañó por el camino. Adiós a tus ríos, a tus cerros, a tus carreteras de piedra y a tus coloridos mercados. Adiós a amigos comunes y personas que conocimos junto a ti. Adiós hermana Bolivia.

Siempre te recordaremos,
Peny y Manu

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *