Ruta de bodegas por Cafayate

Dentro de la inmensidad de Argentina hay espacio para todo: montaña, pampa, desierto, selva, mar, ríos… y por supuesto, vinos! Entre su gran variedad destacan los vinos salteños y mendocinos.

Uno de los principales lugares para escaparse a disfrutar de bodegas y viñedos es Cafayate, en la provincia de Salta. Un hermoso pueblo, rodeado de montañas y viñedos, donde pasamos unos días maravillosos. Hicimos un voluntariado en un cozy hostel que nos permitió pasar una linda semana por allí, conocer buenas personas, hacer alguna caminata por cascadas y quebradas y, como no, visitar alguna de sus bodegas y degustar sus vinos!


Entre todas las bodegas de la zona se elaboran tanto vinos blancos como tintos, predominando las variedades Torrontés (Blanco) y Malbec (Tinto). Aunque también se pueden encontrar otras variedades de uva como el Cabernet Sauvignon, Tannat o Chardonnay entre otras. Con una producción anual de más de doscientas mil botellas, en un pueblo que no llega a los quince mil habitantes!!

Un buen lugar para comenzar la ruta de vinos es el Mueso de la Vid y el Vino, en el centro del pueblo, a dos calles de la plaza principal. La entrada cuesta 60 pesos (menos de 3 euros) y aquí se puede aprender un poco más sobre la historia de los viñedos de la zona.

Existe una gran cantidad de bodegas que pueden visitarse. En nuestra ruta por la bodegas cafayateñas, como siempre ajustándonos a un presupuesto reducido, visitamos tres de ellas: Finca Quara y La Vasija Secreta, de entrada gratuita. Y la Bodega Nanni, donde elaboran vinos orgánicos y la entrada para visitar y degustar cuesta 40 pesos (menos de 2 euros).

* Finca Quara

Dirección: Ruta 40-Km 4340, Cafayate

WEB


Una de las bodegas más antiguas del Valle de Cafayate, con más de cien años de antigüedad. Se encuentra en la salida del pueblo y es una de las más grandes de la zona. Sus vinos blancos son Torrontes, Sauvignon Blanc y Chardonay, y en tintos elaboran Cabernet, Tannat, Bonarda y Malbec. La entrada es gratuita e incluye un guía que acompaña la visita por la bodega y la degustación de dos vinos. Igual que todas las demás, cuenta con una tienda donde se pueden comprar botellas de toda su gama. Los precios nos parecieron bastante accesibles!

* Vasija Secreta

Dirección: Ruta 40-Km 4343, Cafayate

WEB


Junto con Quara, es una de las bodegas más antiguas de Cafayate. Desde principios del siglo XX, se encuentra situada en la entrada del pueblo, en plena ruta 40. Destaca por su Torrontés gracias al ambiente seco y la cantidad justa de humedad bajo las raíces de sus viñedos de uva blanca, aunque también elaboran Malbec, Tannat y Cavernet Sauvignon. En el interior se puede pasear por un pequeño museo que ilustra con fotografías la historia de la bodega y degustar dos vinos. La entrada es gratuita.

* Bodega Nanni

Dirección: Silverio Chavarría 151, Cafayate

WEB


Situada en el centro del pueblo, es una bodega pequeña y más moderna, que destaca por la elaboración de vinos orgánicos. El costo puede variar entre 40 y 80 pesos (2 y 4 euros) dependiendo de los vinos que se quieran degustar. Con la entrada también se incluye la visita a la bodega con un guía que explica el proceso del vino orgánico así como la certificación del mismo. Una visita súper educativa! Probamos cinco de sus ricos vinos y su Tannat reserva fue sin duda el mejor vino que probamos en Cafayate!

Si tienes tiempo y algo de presupuesto, hay muchas más bodegas que se pueden conocer. Por lo general el precio de la visita y de la desgustación se aproxima a los 50 pesos (unos 2,5 euros) y la mayoría de ellas cuentan también con restaurante o bar. Aquí os dejamos un listado con todas las bodegas de Cafayate e info sobre la ubicación.

Pero sin duda, el producto cafayateño que realmente nos cautivó, fue el helado de vino! La Heladería Miranda fue el creador del helado del vino y hoy en día es el sitio más mítico para degustarlo. Hay sabor cabernet, malbec y torrontes!




Nosotros nos preguntábamos a que sabrá y de verdad sabe a vino! Una locura… Tiene un precio un poco elevado, 30 pesos (un euro y medio) pero si se viene por estas tierras es casi una obligación probarlo! Es una experiencia culinaria interesante, pero no puede remplazar al sabor clásico de un helado de chocolate!!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *